¿Sabías que España es uno de los países con más abandono escolar de toda Europa?

De acuerdo al reciente informe de la Comisión Europea, “Monitor de la educación y formación del 2016” (Education and Training Monitor 2016), el abandono escolar en España es un asunto preocupante, ya que ocupa la antepenúltima posición en el ranking de países con mayor cantidad de jóvenes que abandonan la escuela sin terminar la educación secundaria.

El Informe dice que, en Europa, el porcentaje de jóvenes que abandonan sus estudios en la educación media, sólo llega a un 11% en comparación con el 20% de los jóvenes en España, que entre los 18 y 24 años, dejan la escuela con la decisión de no volver a retomar los estudios.

Los datos del estudio cambian dependiendo de diversos factores como el género, la nacionalidad, la situación familiar o el bajo rendimiento académico. Por ejemplo, en la publicación se afirma que, en el último año, es mayor la cantidad de chicos que deja la escuela en la educación media, que chicas ó que entre la población juvenil en España, se produce abandono escolar en un 17,5% de los que han nacido en el territorio nacional frente a un 33,3% de los que han nacido en el extranjero.

Otros datos

De acuerdo al informe de la “Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico 2016 (OCDE). En España, entre los jóvenes de 15 y 29 años, el 49,7% está estudiando, el 27,5% no estudia, pero está trabajando, y el 22,8% son “ninis” (ni estudia ni trabaja). En comparación, el promedio de los países de la OCDE es similar en el caso de los jóvenes que están estudiando, 47,5%, siendo mayor los que no estudian y están ocupados, 37,9%, y menor los que ni estudian ni trabajan, 14,6%.

Además, el mismo informe de la OCDE, indica que sólo el 65,2% de los jóvenes de entre 20 y 34 años de edad que terminaron la educación secundaria pudo encontrar un empleo.

¿Esto qué significa?

Esto, además de las cifras, significa que debemos aunar esfuerzos y buscar más opciones, para lograr que los jóvenes puedan continuar su formación académica y profesional.

Debemos aprender la importancia de ser constantes en todo lo que nos propongamos y aceptar el reto de ser parte de las cifras de los que logran terminar los estudios, de los que logran conseguir un empleo y de los que logran tener una mejor calidad de vida.

Es en ello en lo que cada día trabajamos desde la Fundación ITER, tratando de conseguir nuevas oportunidades de empleo y formación, mejorando las técnicas de trato personal con los jóvenes y al fin y al cabo, dando pasos hacia adelante para ayudar a conseguir un futuro con optimismo para estos chicos, que el día de mañana serán los que lleven las riendas de nuestro país.