Más de 260 personas quisieron estar con nosotros para celebrar los 10 años en los que la fundación ha estado trabajando para ayudar a los jóvenes en riesgo de exclusión social

 

 

 

10º Aniversario Iter

Miércoles, 21 de junio, 34 grados… ¡y a la sombra!, innumerables emociones a punto de estallar cuando todo el equipo de la fundación, incluyendo voluntarios, llegamos al museo del traje, donde en a penas dos horas, iba a tener lugar un acontecimiento muy importante para la fundación y para todas las personas que durante tanto tiempo han apoyado la causa: el 10º Aniversario.

Últimos retoques antes de empezar y… ¡acción! Los invitados fueron llegando, de manera fluida, como la gran fuente que daba la bienvenida, con el estruendoso repiqueteo que hacía el agua al caer, como si fuera una gran ovación que aplaudía la compañía de tantas personas especiales en un día tan importante.

10º Aniversario Iter10º Aniversario IterEntre copas de vino y agua (¡había que combatir el calor!), se fueron formando estupendas siluetas de grupos de personas que, entre risas, abrazos y gestos de cariño, felicitaban el trabajo de esta década.

 

 

Y nosotros, entre murmullos y saludos, nos escurríamos con una sensación de gozo por ver a tanta gente, distendida y con ganas de conseguir que la gala fuera lo que fue: inolvidable.

No podemos negar que la organización del evento llevó horas, pero tampoco podemos negar la satisfacción que sentimos cuando vimos todas esas mesas, que ocupaban los jardines del museo, llenas de sonrisas y conversaciones.

El calor fue amainando a medida que el sol se iba escondiendo, y aquellos que se pusieron la chaqueta y ciñeron la corbata, cada vez nos querían un poquito más…

10º Aniversario Iter

Nos sentamos en las mesas para continuar la velada, flores, la imagen de los chicos plasmada en un folleto lleno de colores, una minuta con los manjares que nos esperaban y de fondo unas breves palabras de Javier del Barrio, presidente del patronato, quien en su nombre y en el de todos los componentes de la fundación, agradecía con el corazón en la mano, la presencia de todos y cada uno de los que allí estábamos sentados.

10º Aniversario Iter

Tras las palabras de Javier, un eco que sonaba a aplausos llenos de respeto; ¡qué orgullo y alegría! La manera perfecta para dar paso a las exquisiteces que nos acompañarían en la mesa.

Y no fueron solamente viandas, las exquisiteces que acompañaron la velada, de pronto, una voz dulce y suave, empezó a sonar sobre el escenario. Como si fueran las olas del mar buscando una sirena, nos fuimos girando para ver de dónde venía esa voz y allí estaba Marta, voluntaria, con su voz elegante y glamurosa que quiso deleitarnos con dos clásicos de la música “Dream a Little dream of me” y “Crazy” y que por unos minutos nos hizo viajar en el tiempo, a un nightclub de los años 50 en New York o Washington. ¡Fantástica actuación!

 

10º Aniversario Iter10º Aniversario Iter

Y de nuevo aplausos…. Cada minuto que pasaba, hacía un poco más especial la celebración del décimo aniversario, y es que sin todas las personas que participaron, no habría sido posible conseguir una velada tan especial.

Llegaron los postres, y con ellos Belén, profesional de la pintura y el arte, que quiso compartir su tiempo con nosotros, como voluntaria, siendo la guionista y presentadora del acto.

Con un tono cercano y desenfadado, invitó a las estrellas de la noche, Bilal y Christian, dos jóvenes Iter, que quisieron contarnos de primera mano, qué es la Fundación Iter y que ha supuesto en sus vidas su paso por ella.10º Aniversario Iter

Con muchos nervios, nos pudieron explicar su aventura, pero lo que no pudieron contarnos es que para nosotros, el haber podido conocerles, ha sido una gran enseñanza. Porque con ellos hemos podido ver en primera persona verdaderos valores, como el esfuerzo y la superación.

A estas alturas de la noche, nos paramos a observar a todos los que estabais presentes, y nos asombraba el haber podido reunir a tantas personas con una creencia común; la de la posibilidad real de cambiar el mundo.

Y no fue un pensamiento fortuito, sino un pensamiento motivado y empujado por la intervención de un invitado muy especial, con el que tuvimos el gran honor y privilegio de contar. Anxo Pérez, con su peculiar vitalidad, subió al escenario para invadirnos de energía y positivismo y enseñarnos lo bonito que es vivir haciendo lo que nos gusta con verdadera pasión.

10º Aniversario IterComo gran orador, consiguió que el silencio se escuchara mientras nos contaba, entre metáforas y símiles lo que es “el poder de una sola vida”.

El poder de los que mejoran el mundo, no está en todo lo que les queda por resolver si no en todo lo que han resuelto”.

Gracias Anxo por compartir tu sabiduría y pasión, pero gracias también por lo que aconteció acto seguido.

Luz tenue, un teclado y la sorprendente voz de un Anxo canta autor que nos emocionó con su canción “Serás tú” de su disco “Muy happy happy”.

¡Todo estaba siendo un sueño hecho realidad! El décimo aniversario estaba consiguiendo ser lo que pretendía, una explosión de emociones, que es lo que esta década ha sido para la fundación.

Y llegamos al final… una subasta desenfadada que terminaría haciendo redondo el evento de la década. Tras pujas, piques para que “fulano”, el de la mesa de al lado, pujara unos eurillos más, risas y abrazos, terminamos asignando los lotes con los que algunas de las empresas y personas amigas de la fundación, quisieron colaborar y a las que no queremos dejar de nombrar: Meliá, Porsche, Ibericar Cuzco, Anxo Pérez, César Rincón, restaurante NoName, Bodegas Puente del Ea y Real Madrid. Gracias por vuestro esfuerzo y ayuda.

 

Y hasta aquí el acto, momento en el cual tocaría escribir los agradecimientos, pero cual fue nuestra sorpresa, cuando, totalmente improvisado y habiéndose conocido en la gala, los artistas de la noche, Marta y Anxo, micrófono en mano, comenzaron a improvisar canciones, levantando a más de uno y de dos de la silla, ante la mirada de los otros cientos que atentos y sonrientes, disfrutábamos de tal espectáculo.

10º Aniversario Iter

Llegadas las doce, llegaba también el momento de las despedidas. Una despedida cargada de agradecimiento, que si no supimos expresar bien, fue por culpa de las emociones que nos invadían en ese momento, pero que hoy, desde aquí, queremos reiterar, diciendo que lo más satisfactorio fue sentirnos tan arropados por todos y cada uno de los que asististeis.

Que vuestra presencia en el décimo aniversario nos carga de energía y de ilusión para continuar y para seguir caminando con una meta clara: los jóvenes.

Ellos y los más de 3000 jóvenes Iter que han pasado por la Fundación en estos diez años, son el cómo, el cuándo y el por qué de todo lo acontecido hasta la fecha.

Hemos estado presentes en el resurgir, en el cambio de rumbo de muchos jóvenes que creían no tener opciones en la vida y esto, amigos, no tiene precio.

Es satisfacción plena, es encontrar sentido a esta sociedad, a veces ciega con la situación real, es luchar por un objetivo claro y sentido: los jóvenes del futuro. Aquellos que ocuparán el lugar de los que hoy tiran del carro de esta sociedad en la que vivimos. Enseñémosles pues a tirar de las riendas, a tomar el rumbo de sus vidas. Y una vez más os decimos, que sin personas como tú, el camino sería mucho más complicado.

Esperamos poder seguir contando con tu apoyo, mínimo, otros diez años más.

Gracias por la ayuda incondicional y por dar sin intención de recibir nada a cambio, que como dice nuestro queridísimo amigo Anxo, “estas son las personas que cambiarán el mundo”.

Por diez años más juntos.

Pincha aquí para ver la galería completa