Luigi es uno de nuestros #jóvenesIter y también uno de los miles de venezolanos que se han visto obligados a abandonar su país por la crisis humanitaria que sufre Venezuela. Llegó a España a finales de 2017, con dieciocho años recién cumplidos y con sus padres, buscando un futuro mejor al que no tenía acceso en su país. Poco después, sus padres se volvieron a Venezuela y él se quedó aquí y él mismo nos dice que «cuando no tienes a nadie, tienes que ayudarte a ti mismo y siempre hay que seguir adelante». Llegó a la Fundación Iter en febrero para hacer la formación prelaboral y nos cuenta su experiencia.

«Mi consejo para los #jóvenesIter es que todo es cuestión de actitud y si te caes siempre tienes que volver a levantarte»

Llegó a finalizar el bachillerato en Venezuela pero no le convalidaron sus estudios en cuando vino a España y, aunque había trabajado en pizzerías en su país aquí no encontraba trabajo. Durante Luigi Fabiani, uno de nuestros #jóvenesIterlas semanas de formación prelaboral Luigi se encontró con un grupo de compañeros y docentes dispuestos a ayudarlo y con los que sabe que siempre podrá contar. «Fue muy agobiante al principio, porque necesitaba encontrar un trabajo pero, a pesar de todo, cada día que venía al curso y aprendía cosas nuevas» recuerda Luigi. Su paso por la Fundación estuvo marcado por muchos momentos de trabajo en grupo y experiencias que le permitieron abrirse a los demás «hubo clases que supusieron un desahogo emocional que todos necesitamos», destaca.

En la Fundación todos recordamos el paso de Luigi por su esfuerzo en las clases, por su simpatía y lo altamente motivado que estaba. «Considero que el éxito está basado en la actitud, tienes que darlo todo desde que llegas hasta que te vas y siempre hay que seguir adelante con energía, fuerza y una sonrisa. Veía que no todos mis compañeros se esforzaban al máximo, pero mi consejo para los #jóvenesIter es que siempre es cuestión de actitud y que lo den todo».

Luigi no llegó a realizar las prácticas no laborales porque tuvo que pedir la condición de refugiado por la situación límite en la que se encontraba. «Tuve que desplazarme a Burgos, pero ahora tengo un trabajo y muchos proyectos en mente», nos cuenta animado. Le gustaría llegar a tener su propio negocio, tal vez algo relacionado con nutrición y deportes y tiene claro que debe ir paso a paso: «tienes que fijarte los pasos por los que debes pasar para llegar a alcanzarlos. Es una cuestión de orden y de planificación. Nadie te va a regalar nada y las cosas hay que lucharlas».

A pesar de la situación complicada por la que ha pasado, todos en la Fundación Iter consideramos a Luigi uno de nuestros casos de éxito, pero lo más importante es que él a sí mismo también se considera ahora una persona de éxito: «Me considero una persona de éxito porque, al fin y al cabo, llegué con nada y ahora tengo ya mucho. Porque tengo las herramientas, la base, para seguir avanzando. Tengo todo estructurado para el futuro, y estoy atento a los cambios que se producen para poder adaptarme rápido.»

 

 

¿Quieres colaborar con nosotros?  Si te interesa la labor de la fundación y quieres implicarte en lo que hacemos… ¡te esperamos!

Colabora

¿Tienes entre 18 y 25 años y buscas una oportunidad? En Fundación Iter podemos ayudarte a encontrar trabajo

Cómo ser un joven Iter

Llámanos al 91 690 78 53 o escríbenos a fundacion.iter@fundacioniter.org si quieres tener más información